5 de diciembre de 2012

Demasiados 'sí' escondidos en un 'no'

Grey no lo intentes. No, en serio. Creo que ya se te ha pasado más de tres veces por la cabeza y, créeme, que por muy fabulosa que te parezca la idea, no lo es. No, querido. 
Que ella es suya, siempre lo fue, y aún ahora después de tantas balas directas al corazón,
sigue siendo a ratos (cuando él quiere) su niña; risueña e inocente, tan cría y estúpida como la primera vez, tan enamorada, tan suya como al principio.

Por eso, Grey, no lo intentes, que ella ya quiso hace tiempo sanar las heridas con otros besos y no funcionó.
Que no hay nada como los suyos, dice, que no quiere otros si no son los suyos.
Que no, Grey, que no.
(Quizá, si lo intentas te llevas una sorpresa, pero eso, no lo dirá nunca en voz alta)

(Se nos escapa Diciembre y cuando echemos la vista atrás estaremos en Enero.
Ánimo con vuestros exámenes y sonreid por mí. 
El Invierno no me sienta bien, hibernaré hasta nuevo aviso)

No hay comentarios: