25 de agosto de 2012

Compatir amaneceres no había sido tan bonito

¿Anoche? Anoche, Red, paré el tiempo, sí, no me mires así, fue durante horas completas. 
Además, eras tú la segunda manecilla del reloj.


 Amanecía y todo parecía despertarse, se estiraba y bostezaba; el cielo, las nubes, los pájaros y tú. Tú tenías el sueño pegado a las pestañas y los besos marcados en los labios, el frío recorría tu espalda pero esa sonrisa tonta era la culpable de te diera exactamente igual. 

Lo único que tenía extrema importancia era ella, ella y su vestido verde, y su media sonrisa cuando posabas los labios en su cuello. Para ella fue todo de improvisto, -como ocurren las cosas maravillosas en esta vida; sin planearlas- pero no importó, porque, como tú dijiste, los dos os estábais controlando demasiado.
Y ocurrió. Ocurrió porque tenía que ocurrir, porque ambos lo deseábais con todas vuestras fuerzas desde hace años. Y perdisteis el control.

Volvieron durante unos segundos el dormir abrazados en tiendas de campaña en noches alunadas, las aguadillas, los piques y las risas llenando habitaciones. Volvió ése amor de verano que siempre dábais por perdido sin haberlo intentado, y miraros.

Miralo, ahí sonriéndote con todas sus pecas dibujando constelaciones en sus mejillas y ese mirar verde y luminoso que tanto te enamora. Le encantas y lo sabes por la forma en la que te besa, suspira y sonríe tontamente, que él verdaderamente, tampoco se lo cree pero aun así es feliz. Y mírarte, empapada de sueños que creías perdidos, sintiendo el corazón acelerado y desempolvando sonrisas al haber escuchado ese 'Hacía tiempo que quería hacer esto' segundos antes de besarte. 
 
Anoche pararon el tiempo y hasta el verano que viene no volverá a descongelarse.

¿Habéis visto el bonito proyecto 'Cartas a Verano' que ha hecho David
Es un artista y los textos son preciosos. 
(Ha sido el primer proyecto de blogger en el que he participado y me ha gustado muchísimo.) 
Bienvenidos a los nuevos. Gracias por permanecer ahí. 

1 comentario:

Clío dijo...

soy nueva, así que, gracias por la bienvenida :]
(me he encantado de tu relato en las Cartas a verano, y me quedo por aquí porque me ha hechizado. especialmente cuando llegó el momento de que perdiesen el control.)