12 de febrero de 2012

Últimamente no hago otra cosa que extrañar(te)

Días en los que tu recuerdo llama a la puerta tan, tan, tan, tan fuerte que la r o m p e, destroza, desintegra.
 Entonces aparece, embiste, entra y comienza
Me encuentra, (des)cubre, tropieza y cho | ca | mos. 
                      Y me mira, con esos ojo
tan brillántes, deslumbrántes, radiántes...  
(antes, antes, antes) 

Tan similares a los tuyos que, me r o m p e n, destrozan, desintegran perdiéndo el concepto de Tiempo,
y volviéndo, retrocediendo, regresando...
              al punto de partida

Ése insignificante segundo donde dimos al "Play" sin pensar, sospechar, imaginar que aquel otro momento ése que muchos cuentan que (nunca) debió ocurrir, nos despedazaría el corazón  eternamente.

Pero, sin previo aviso tus risas irrumpen en la habitación  fría, desolada, llena de melancolía y por eso, mi sonrisa aparece, espontánea, verdadera, sincera.

Entonces, cuando creo que es una de esas ocasiones en las que tu recuerdo me alegra en vez de entristecerme...
Sucede

Tus risas se convierten en llantos, aullidos, gritos, lamentos, quejidos y finalmente sollozos, tan lastimeros que me duelen. Idénticos a los oí en ese momento que (nunca) debió ocurrir.

Me quedo sin aliento, palabras, sonrisas y me resguardo, protejo, escondo debajo de la manta tapándome inútilmente los oídos para no oir tus sollozos esos, que provienen...
                                                                                                      De mi cabeza.
                                                                                                      De mis entrañas.
                                                                                                      De mis          recuerdos,
                                                                                                      De tus           recuerdos,
                                                                                                      De nuestros recuerdos.

Tu recuerdo (el tuyo y sólamente tuyo),   se  aleja   con la victoria dibujada en los labios.  

Y, sintiéndome más sola, hueca y vacía tras su visita, hace apenarme, arrepentirme, lamentarme, por haber hecho la inmensa y gigantesca estupidez de

[Intentar] 

      abandonarte,
                           dejarte
                                     perderte 
                                                   y 
                                                     olvidarte.


[Este texto me ha encantado escribirlo, aun no sé porqué además de que ha salido solo^^
Miles de gracias a los nuevos, a los que lo leen y quizás se les escape una sonrisa (y a los que no también)
Que tengais dulces sueños pequeños soñadores]. 
Sed felices (Lo máximo que podáis)

2 comentarios:

Andrea Neptune dijo...

Me alegra que mi comentario te animara (he visto el que me pusiste en mi blog :3) a escribir más. Esta entrada es preciosa y a la vez muy triste. Me encanta leer cosas así :)
¡Besos!

David dijo...

Jó, qué triste, Lish.
Pero estoy seguro que el recuerdo no se fue tan rápido. Seguro que se quedó revoloteando en tu cabeza esa persona que te ha hecho sentir tanto. Muy bonito el texto, puedo sentir cada una de las palabras :)
¡Un besazo!