2 de diciembre de 2011

Seguirán recordándose pese al tiempo que pase

(Tercera entrada de "Sofás cargados de sentimientos")  

 "Pasamos de conocer cada curva de nuestros cuerpos y sabernos de memoria cada lunar de la espalda a ser completos desconocidos"

Buenos días, (Des)conocido:

¿Sabes? Han cambiado mucho las cosas desde que no somos Tú y Yo, aunque supongo que a tí también en este ir y venir de los días.
Decirte, que hoy ha sido tu cumpleaños, sí ese 16 de Noviembre invernal que hace a todos temblar el alma y que es imposible olvidar. Me he planteado llamarte para decirte todo lo que te echo de menos y te necesito, pero después, algo ha cruzado mi mente y me ha dicho que era mala idea... 
 
No se nada de tí, aunque confieso que tampoco he querido preguntar, porque tengo miedo ¿Sabes?  De volver a ver esos ojos azules llenos de lágrimas, de sentenciar mi muerte cuando tu corazón se r o m p i ó.
Espero (que algún día consigas perdonarme) que te vaya bien la vida, que tengas un motivo para poder vivir, y sobretodo, espero que tengas a tu lado a ese alguien que tanto buscas y que quisiste encontrar en mí sin conseguirlo. Espero que ella te abrace por las mañanas con una sonrisa bonita que haga que tu corazón tiemble a cada beso, a cada caricia, a cada mirada. Espero que ella sepa hacerte feliz. (Algo que yo no supe hacer)
He conocido a personas maravillosas que han hecho que vuelva a ver lo bonita que es la vida, pero me faltan tus sonrisas, tu manera extraña de comer yogures, tus canciones, esas que me enseñaste y que pasaron a ser nuestras.

Los días en los que paso por delante de tu casa me quedo unos instantes mirando al infinito, a esa puerta de madera de roble a esos escalones que callan los besos que nos dimos durante muchísimas noches. Imagino entrar, subir las escaleras, entrar en el ascensor y apretar el botón del octavo, empujar esa puerta que tanto chirriaba y llamar al timbre. Esperar con la cabeza baja a que tu padre abriera la puerta, entrar y saludarte con una sonrisa y un beso de esos que tanto te gustaban mientras tú, acalorado y sin camiseta veías programas de televisión. Daría lo que fuera por volver a Entrar en tu vida, en tu corazón (que sé que me has intentado sacar con uñas y dientes)
Pero siempre sigo mi camino, no consigo fuerzas para verte otra vez, para mirarte a los ojos sin sentirme culpable del dolor que te hice pasar. Con la mirada baja y una media sonrisa recordando tiempos en los que fui feliz a tu lado, fuimos felices juntos, ciño esa bufanda rosa que me regalaste para que me protegiera del frío que hace en ésta ciudad en Invierno.

Nuestros caminos cambiaron, los rumbos se distanciaron y nosotros nos p e r d i m o s entre estudios, trabajos y (des)amores. Amando con el corazón roto, amando a medias.
¿Y sabes que? Me voy de ésta ciudad, a seguir con el propósito de soñar y de hacer crecer sonrisas en los labios de los niños, como siempre quise hacer. Antes de sentarme en el vagón de tren que me llevará l   e  j   o    s, tengo que decirte una última cosa: Felicidades.
Espero encontrarnos dentro de varios años, en un vagón de metro, en una cafetería, en una calle abarrotada de gente...con las carreras terminadas, teniendo que pagar una hipoteca y con un trabajo fijo. Sea el sitio que sea sé que mi mundo se congela durante unos instantes, olvidaré los asuntos del trabajo y el tiempo parará, volviendo a correr en cuando parpadee y me de cuenta de que verdaderamente, eres , cuando tus ojos azules y los míos verdes se encuentren distraídos a la vez que asombrados, sin dejarlo entrever, por supuesto

Puede que sin querer, se te escape una sonrisa recordando cada momento compartido, cada beso y caricia. Esa, que con el paso de los días se desvanece difuminándose más y más en mi mente plagada de recuerdos. Y quizás a mí se me escape otra, de esas que tanto te gustaban



(Siento no poder subir más seguido pero tengo muchos exámenes y casi nada de tiempo.
Infitas gracias por los 5 comentarios en la entrada anterior y a todas aquellas personitas
que me siguen, no sabeis lo que me anima que os gusten mis escritos.
Espero que os guste esete también
Muchísima gracias

Y entonces, por unos momentos mientras nos miramos a los ojos, volvamos a ser esos adolescentes que se comían a besos y juraban amor eterno en un sofá de terciopelo rojo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

WoW... con cada historia tuya es como si reviviera un triste pasado, unos recuerdos duros pero son unas historias muy conmovedoras y muy buenas. Gracias por hacerme recordar esos momentos, en verdad gracias!!!

David dijo...

Me acabo de enamorar de tu blog y de cómo escribes. Transmiten mucho tus palabras. Gracias por pasarte por mi blog. Yo me quedo en el tuyo y me iré pasando por aquí :)
Un fuerte saludo ^^

Somewhere over the rainbow dijo...

Me encanta este blog, no se como no lo he encontrado antes! ES PRECIOSO.
Me verás por aquí amenudo.
Te espero:http://noesesotristezaentusojos.blogspot.com/
Un beso

neverending, dijo...

Tendría que leer esto esa persona, así lograría hacerse una idea de un gran corazón. Un saludo.

Jêveur. dijo...

Me encanta el último texto (:

Andrea Sweet Dreams dijo...

Qué triste y qué bonito :) Ya sabes que me encanta lo que escribes.
Te espera un premio por aquí: http://losuenosehacenrealidad.blogspot.com/2011/11/premios.html
Besos.

DANI dijo...

Jodidas contradicciones.....siempre queremos queriendo tarde :(

Besazos enormes

Ashley dijo...

Es precioso, he estabo leyendo textos de blogs sinparar buscando alguno que pudiera expresar lo que sentia, y con el tuyo me he dado cuenta que era todo eso... no pidia escribirlo yo misma porque no tengo fuerzas. Gracias por ayudarme =)
Te sigo:)
un besitooo
Att: Ash!

Andrea Sweet Dreams dijo...

Te he contestado en mi blog, pero por si no lo ves te contesto por aquí también. Es referido al concurso de microrrelatos. Son 500 palabras, no cuentan los espacios :) Espero que te animes a participar.
Besos.