12 de octubre de 2011

It's bedtime...

Te gustaba leer desde bien pequeña ¿recuerdas?
Los viernes por la tarde, después de salir del colegio corrías a la biblioteca, esa pequeñita, la que estaba al lado del parque donde jugábamos. Llegabas con el corazón acelerado, bombeando sonrisas a tu paso, entrando muy despacito, sin hacer ruido. Aquella chica mayor de sonrisa dulce te miraba y tú la saludabas toda sonrisas, antes de pasarte horas y horas entre estanterías repletas de libros de todos los tamaños y grosores.

El que más llamaba tu atención  lo llevabas a casa. Se lo enseñabas a mamá con una gran sonrísa y después, a la hora de dormir me llamabas tirándo de mi camisa. Pidiendome, suplicándome que te lo leyera porque a tí Te dolían los ojos y las letras se caían. Reía, no podía evitarlo, estabas preciosa con ese pijama azul cielo y esa mirada risueña y viva.
Metida en la cama, encendías la luz pequeñita de la mesilla y me tumbaba a tu lado a leerte historias de princesas que pelean contra monstruos, dragones que quemaban castillos y príncipes miedicas que no sabían coger una espada. (Porque no te gustaban los cuentos de princesas en apuros)
Sonreías divertida con sueño(s) entre los parpados, poco a poco Sueño venía y te acogía entre sus brazos, quedándote completamente dormida.
Antes de irme te daba el beso de buenas noches en la frente y despacito salia de la habitación sin cerrarte la puerta porque como tú decías los monstruos tenían que salir a comer galletitas de madrugada que si no sus estómagos rugían y te asustaban.
  Tu eras mi pequeña princesa y yo era tu príncipe, tu calma, lo sé porque cuando te asustaban los Monstruos de Pesadilla corrías a refugiarte a mi lado, abrazándome muy fuerte...

 Espero que mamá te de esto, con una sonrisa y te diga lo mucho que te quise y lo contento que estaba de cuidarte aun estando en malas condiciones. 
No sé como estarás ahora pero seguro que bien guapa, con tus ojos verdes tan parecidos a los míos y tu sonrisa soñadora, a más de uno le habrás gustado... enamorate de un chico que te quiera con el corazón de esos que todos los días te hagan sonreir. 
Sigue cuidándola y no le enfades mucho ¿Vale?  

Te quise, te quiero y te querré siempre esté donde esté. Un beso pequeña, nunca dejes de soñar

No hay comentarios: